Jardín Botánico

Un Lugar Tranquilo Donde Se Puede Admirar La Naturaleza Y Comprender Mejor La Historia De Brasil.

La flora de Río es tan brillante y alegre como su gente. El Jardín Botánico o Jardim Botanico, situado al norte de Leblon y al sur de Ipanema, cerca del lago Rodrigo de Freitas, es un oasis de exuberante vegetación tropical. El aire siempre está impregnado de un aroma dulce de árboles frutales y flores, y de los sonidos de los cantos de las aves tropicales. El jardín entero se despliega en torno a un barrio residencial y la avenida principal, la Rua Jardim Botanico, conduce hasta la selva de Tijuca. Durante el Carnaval de Rio, una banda de calle llamada "Suvaco do Cristo" o 'Sobaco de Cristo' organiza una gran fiesta en este barrio. Casualmente, la zona cae bajo el sobaco derecho del Cristo Redentor, uno de los símbolos más emblemáticos de Río. El jardín fue inaugurado en 1808 por Juan VI de Portugal y está abierto al público desde 1822.

Un paraíso tropical dentro de una ciudad

El Jardín Botánico alberga más de 2.600 especies de plantas y abundante fauna silvestre. Su encanto reside en la combinación perfecta de la flora del bosque tropical, las charcas y las esculturas que salpican su km2 de superficie. El jardín es hogar además de los monos tití, tucanes, y una inmensa variedad de mariposas de brillantes colores. La mejor manera de disfrutar es dar un paseo tranquilo por el jardín cuidado y el bosque silvestre. La impresionante entrada, flanqueada por sendas filas de palmeras majestuosas, conduce a una fuente que da la bienvenida a los visitantes. Lo extraordinario de estas palmeras es que todas proceden de un mismo árbol, la Palma Mater, destruida por un relámpago. 

La vuelta al mundo de las plantas exóticas

Existen más de 900 especies de palmeras, entre las numerosas especies de plantas y árboles tropicales y subtropicales. Aquí puede encontrar una inmensa variedad de orquídeas, bromelias y otras plantas exóticas del mundo entero como la nuez moscada, la pimienta, la canela, y otras especias que fueron importadas de las Indias Orientales. El jardín japonés es una de las principales atracciones, con varias pequeñas cascadas, con un estanque con peces carpa y esculturas recargadas, además de las plantas exóticas como el bambú, los bonsáis y los cerezos. El Jardín botánico presenta su lado más salvaje. El 40% del parque está ajardinado y el resto forma parte de la selva de Tijuca que tapiza el monte del Corcovado. No se sorprenda si ve a un grupo de monos tití o aulladores mirándole con curiosidad. UNESCO ha reconocido el parque como una reserva de la Biosfera en 1992. 

Pasear por el jardín

El Jardín Botánico alberga además un instituto de investigación donde numerosos taxonomistas encargados de la conservación de la flora de Brasil se han establecido. Es un paraíso para los amantes de las aves, pues dispone de más de 140 especies de pájaros como loros, tucanes, guacamayos y aves limícolas. Otro de sus mayores atractivos es el lago Frei Leandro, donde abundan los nenúfares, el invernadero de insectos, y una vieja fábrica de pólvora. Existen diversas formas de llegar desde cualquier lugar de la ciudad y son los omnibus o taxis una buena elección. En la entrada le dan un folleto con el plano. Dispone de un centro de visitantes. Existe servicio de carros eléctricos disponibles para personas mayores, mujeres embarazadas y otros visitantes con necesidades especiales.

Carnaval de Rio

Entrar en la lista ahora!
Disfrute de los especiales en entradas, paquetes de hoteles y pasajes aéreos.
security code